Esto es un ejercicio para la asignatura de Escritura Narrativa (si se preguntan por los dos ejercicios anteriores, recuerden que en este blog no hay orden alguno, así que ya llegarán). Consiste en escoger tres objetos (previamente aportados por los alumnos) y, a continuación, establecer un monólogo/diálogo en el que aparecieran esos tres objetos. En mi caso, éstos eran unas gafas de ver, una moneda de un céntimo y un colgante con la Cruz de Malta.

*******

[A y B están en el sofá del piso. Ambos miran al televisor sin prestar atención a qué ponen]

A.- (Con desdén) ¿Qué hasemo, shurra?
B.- (En el mismo tono) No sé… podríamo llamá a esta gente…
A.- ¿Pa qué? ¿Tiene argún plan?
B.- Po lo de siempre, sentarno en los banquitos a charlar, a comé pipas y eso, tú sabe…
A.- No eres aburrío, siempre con lo mismo… Pa variá podríamo irnos de bares.
B.- (Se incorpora levemente) Espérate que consulte mi saldo monetario… (echa mano de un monedero que hay en la mesa que tiene a su derecha) Que me parese que está a punto de acostarse, como dise mi prima la de Vorrachone… (Rebusca en el monedero y saca una moneda de un céntimo) Efectivamente, con un séntimo, shungo pasté.
A.- (Haciendo un gesto de desprecio) OHJ.
B.- (Ignorando a su compañero) Bueno, amo a vé qué disen esta gente.

[B comienza a incorporarse lentamente y a termina de levantarse del sofá de un salto. A permanece en el sofá, mirando el televisor. B entra en la habitación de al lado y sale a la mijita]

B.- ¡Enga, cojone! ¡Levántate ya y nos vamo!
A.- (Sigue postrado en el sofá pero dirige la mirada hacia su compañero) ¡Que yo no voy, que yo me queo aquí!
B.- (Con coraje) Nunca estás dispuesto…
A.- (Haciendo aspavientos con las manos) ¡Pero amo a vé! ¿Ara te cree que me via í yo a comé pipas? (se relaja y vuelve a su postura primigenia en el sofá) Amo a quedarno aquí echando un Pro, ome.
B.- ¡Pero A, yostí vestío ya! Además, ¿no te cansa nunca de jugar al Pro?
A.- (Encogiéndose de hombros) ¿Qué viasé? ¿Me via í con los arbañile? Con lo bien que se hasen los planes en casa… La culpa es de ustede, que estáis siempre por la calle.
B.- (Visiblemente alterado y gritando) ¡UHTEDE DE QUÉ! ¡Llevo toa la semana metío aquí, y hoy es domingo! ¡Lo tengo pa salí y punto!
A.- (Suspira) Cagonlavigen… (Se levanta del sofá lentamente) Bueeeno, via llamá al Antonio y al Enrique… ¡Pero que sepái que no se mereséi ni la gomina que se echái en los pelo!
B.- (Sorprendido) ¿Por qué dise eso, ome?
A.- (Molesto, mientras se pone una camiseta y se amarra los cordones) ¡Por hacerme vestirme a estas horas, que estoy to perro y no tengo ni ganas de ponerme las lentilla!
B.- (Dándole una palmada en la espalda) ¡No te queje más y déjate las gafa, que te dan un aire mu intelectual, que no gafapastoide, grasias a Dieu! (Mira el reloj) Llama a esta gente y le dise que nos vemo si eso en los Coloniale, que toavía es buena hora.
A.- (Alterado) ¿En los Coloniale? ¡¿Qué dise?! Lo llaman “el Mesón del Plaser” y no tienen jabalí… ¡NO TIENEN JABALÍ!
B.- ¿Qué está hablando de jabalí, carajote? Lo que tiene que pedirte es un buen solomillo al roque, que te va cagá.
A.- ¿Pero cómo vamo a comé si no tenemo na má que un séntimo, shurrita?
B.- ¡Eso da igua, ome! Por un solo-roque de los Coloniale, empeño hasta el colgante de la Cruz de Malta si hase farta.
A.- (Con alegría) ¡Po der carajo, barba!

[A y B apagan el televisor y las luces. Salen por la puerta del piso y cae el

TELÓN

********

Como seguramente no habrán entendido los guiños-guiños intertextuales, aquí les dejo varias videocreaciones (¡el palabro de moda, hoygan!) gracias a los cuales podrán cogerle la gracia a este sencillo entremés.