Haciéndose eco claramente de la información publicada en este blog, los demás medios de comunicación publican sus respectivas informaciones acerca del colapso del servidor de la automatrícula. Así, leo en el Diario de Sevilla que “entre las doce de la noche del martes y la seis de la madrugada de ayer [miércoles] se contaron 1.200 matrículas en la red”, lo cual quiere decir que en el primer día sólo pudo matricularse el 2,6 % de los 45.000 alumnos que están obligados a “automatricularse”. Penoso.

A modo de excusa, desde el CADUS de la Universidad de Sevilla (que a saber qué es) nos dicen que la causa del colapso es el sistema de elección de turno (mañana/tarde), ya que “provoca que los estudiantes traten de conectarse cuanto antes para elegir los grupos que más les interesan antes de que se acaben las plazas. Vamos, que la Universidad ha cambiado el discurso de “¿por qué coño no habrán incluído los apellidos por la P en el turno de mañana?” por el de “¡¡maricón el último!!” (con todos mis respetos a los gays).

Según la US, el año pasado “ocurrió exactamente lo mismo”, porque el servidor “sólo admite 1.000 usuarios a la vez”. ¡Cojone, po ampliad la capacidad del servidor! Y si no, poned fechas para cada Facultad y/o/u carrera, pero no metednos a todos en el mismo saco.

Toda una muestra de incompetencia, pero en volumen II, que Juan Luis Pavón se encarga de reflejar a la perfección en uno de sus ingeniosos artículos de opinión. Seguiremos informando. Un saludo desde el arrozal.