Son las 3.14 de la mañana. En vista de que durante el día me ha sido imposible hacer la matrícula, he decidido levantarme a hacerla por la madrugada. Pero se ve que esto es un juego de mal gusto: han desactivado el servidor. Me debato entre pegarle una patá a algo que no tiene culpa pa pagar mi enfado o escribir un correo al rector para cagarme en sus muertos y en todos los de su equipo de inútiles y todo eso, por dejar a un alumno a la deriva de un turno y unos grupos que él no quería. De nuevo, la Universidad es una obra maestra.

Un saludo desde un arrozal hundido en el lodo.