Si no estáis al tanto de lo que ocurre en las clases de María Márquez Schumacher, una de dos: o no sois de la Facultad o estáis empajillaos perdíos. Y es que por todos es ya conocido el misterioso fenómeno, por no decir paranormal, que tiene “acongojados” a los alumnos del grupo C1 de 1º de Periodismo.

No me refiero a otra cosa que a la enemistad existente entre esta mujer y el micro de la clase.

Resulta que nuestra querida profe posee la extraña habilidad de descontrolar las funciones de este sencillo aparatito cada vez que se dispone a iniciar la explicación. En un principio, todos lo considerábamos como algo normal, ya que a otros profesores también les ocurría. Sin embargo, con el tiempo fuimos comprobando que la supuesta avería era en realidad un asunto personal de la seño Schumacher. Una guerra a vida o muerte entre la tecnología punta del micro y la calidez humana de nuestra lingüista favorita.

Es necesario apuntar que desconocemos si esto ocurre en otras aulas o si por el contrario sucede únicamente en la 3.2. De todas formas, procedo a explicar las características del suceso, por si alguna vez tiene lugar fuera de las fronteras de nuestro aula. El proceso es el siguiente:

1. María Márquez entra en el aula con total normalidad, al tiempo que los alumnos toman posiciones en las bancas y calientan los motores de los bolis para una enrollaera histórica.

2. La profesora se dirige a su mesa, sobre la cual deja sus papeles, y se dispone a instalar y colocarse el micro.

3. De repente, y sin previo aviso, se escucha un pitido ensordecedor que acalla el rumor de los alumnos. Por el Sector Jacobino se escucha: “¡Ea, ya estamos!”

4. Una vez solucionado el problema, la clase continúa, hasta que los molestos pitidos comienzan a intercalarse en la explicación, normalmente cuando esta se encuentra en su punto más “interesante”.

5. De vez en cuando, el micro se acopla con los altavoces, provocando un molesto zumbido.

6. Finalmente, la profesora desiste de su intento por arreglar el dichoso micro y continúa la clase sin él. Eso sucede cuando no la deja tirada porque se ha quedado sin pilas.

Ante el desconcierto general, surgió una serie de teorías que intentaban dar explicación al caso. Son las siguientes:

a) Teoría Inicial -> Denominada comúnmente “Qué torpe es esta tía”. Afirma que la causa del extraño comportamiento del micro es la inexperiencia en materia de nuevas tecnologías por parte de los profesores.

b) Teoría Anti-Sony -> Propugnada por el Barbas. Según este tecnólogo de piedras de mechero, los diversos fenómenos son provocados por la pésima calidad de los componentes empleados por Sony en la fabricación del micro.

c) Teoría del Magnetismo -> Difundida por el Pablito. Propone que los pitidos y zumbidos se deben a que María Márquez está imantada y posee un campo magnético que altera las frecuencias. Se cree que el autor de esta teoría se dejó influir por el “cariño” que le tiene a la seño de Lengua..

d) Teoría Ñiauuuun!!! -> Ideada por el Jesu. Defiende que la verdadera causa del extraño fenómeno es el gusto de María Márquez por la velocidad (de ahí su segundo apellido, Schumacher; aunque también la apellidan Raikonnen, por dedicarse a romper motores, en este caso de micrófonos). Dentro de esta teoría existen dos vertientes:

d.1) El micro es incapaz de reproducir tal cantidad de palabras a la velocidad que María Márquez las expresa.

d.2) Al explicar a tal velocidad, María Márquez rompe la barrera del sonido, lo que provoca interferencias en todo el área de la Cartuja.

No sabemos cuál es la causa real de este suceso paranormal, así que cada cual acoge como suya la teoría que más verosímil le parece. ¿Y vosotros qué opináis? Contribuid a esclarecer este oscuro asunto dejando vuestra teoría en la sección de comentarios de este blog.