[15.01.06] domingo. ese día en el que todos se recogen a las y tantas, despues duermen hasta las y tantas menos cuarto, y se levantan resacosos perdíos. todos menos quién? exacto!! menos yo. veo que me vais conociendo poco a poco…

el sábado, ese día en el que todos están de juerga hasta las y tantas, me da por no salir, sobre todo porque llevaba todo el puto día con el dichoso trabajo de estructura (y van……). esa noche, viendo el partido (Valencia – Osasuna, me corrí con Regueiro), y en un alarde de heroísmo, decido que me voy a sacrificar por la humanidad de mi grupo y me voy a levantar temprano para terminar el puñetero trabajito de los cojones. total, que me acuesto a las 12, sin tiempo siquiera para ver el resumen del Betis tras el partido, y pongo el reloj a las 8.

pero…….. qué sucede durante la noche? pues una de esas cosas sin explicación que sólo pasan en mi casa, más concretamente en mi cuarto: le pego un tortazo to de sonámbulo al reloj (q por cierto es un reloj de pulsera pero sin pulsera) y lo mando a tomar porculo (si queréis las coordenadas exactas, al pasillo). así que me despierto a las y tantas y pico, porque no me enteré de la alarma.

pero la cosa no acaba ahí, qué va. cuando por fin me pongo manos al trabajo, al rato se me queda colgao el ordenador, con lo cual pierdo una “pequeña” parte del trabajo. en fin…

pero lo peor aún estaba por llegar. después de comer me pongo por enésima vez y una más. y… ¿qué es lo que sucede? ¡¡¡se va la luz!!! un nuevo pastelito más de endesa, gracias al cual me tiré una semana con el siguiente nick en el messenger: “me cago en los muertos de endesa!!!”. y lo mejor de todo es que la luz tardó como tres horas en venir, con lo cual tres horas que estuve haciendo el ganso sin poder aprovechar el tiempo en nada. si es que lo que no me pase a mí…