Seré breve en este post. 10 días en Bitácoras me han bastado para acabar hasta la punta del nabo de ellas. El servidor de los cojones se cae cada día más, y nosotros seguimos sin recibir respuesta a los fallos y sin ni siquiera poder quejarnos a ningún responsable, porque no asoman la cabeza, los muy cobardes. Me estuve mirando WordPress (porque Blogger no me gusta), y para mi desesperación es bastante enrevesado. Pero juro por mis vivos que lo dominaré, y entonces me tendréis que ver el pelo muy lejos de aquí.

Perdón por el vocabulario soez, pero necesitaba desahogarme.