Atención al titular que encuentro en El País con la última coña de la panda de ratas asesinas de la ETA:

ETA asume la autoría del atentado de Barajas pero asegura que el alto el fuego continúa vigente.

Claro, claro, tiráis abajo medio aeropuerto pero eso no es romper el alto el fuego. Pues entonces supongo que será como cuando juegas al coger y dices “¡A mí no me vale!”. Vamos, no me jodan.

Y como subtítulo: La organización terrorista culpa al Gobierno de los “daños colaterales” del ataque en Madrid, y aseguran que su objetivo “no era causar víctimas”.

Claro, fue Zapatero el que encendió la mecha de la bomba. Y entonces… ¿cuál era vuestro objetivo? Ah, sí, tirar abajo una estructura de vital importancia para la capital, causando así pérdidas millonarias. Mecachis, casi se me olvida.

Por cierto, precioso eufemismo el de “daños colaterales” en lugar de “personas cruelemente asesinadas por bombas que nosotros mismos hemos puesto”.