Muchos os preguntaréis que qué hago escogiendo títulos de artículos -rima consonante- en latín y más sabiendo todos que yo de latín no sé nada -chico de ciencia…- pero bueno, aquí estoy, no? Al lío, la traducción del título es “sobre la brevedad de la vida” y es el título primigenio del Himno de la Universidad; sí, oís bien, la Universidad tiene Himno, y ahora responde al nombre de “Gaudeamus Igitur”.

La melodía es muy conocida, podría hablar sobre la historia del himno pero para eso tenemos a la wikipedia -divina ilustración post-moderna- así que pinchad aquí. Un día si queréis, la cantamos todos juntos en clase, seguro que a algún profesor le caerían lágrimas…

El himno es toda una filosofía de la vida. Responde mucho al canon de lo que todos entendemos por universitario y que nuestros políticos, que tanto amamos y votamos -por los huevos- se empeñan en destrozar. Es un canto alegre, un elogio al carpe diem, vive que pronto estarás bajo tierra, disfruta ahora de los tesoros de la vida que después llega el trabajo, el levantarse a las 6, las facturas apretadas en el buzón y las canas…

Como vemos, nada nuevo bajo el sol, todo está inventado, y como dice Miguel d’Ors “lo que no es tradición es plagio”, todo viene de antiguo.

Así que unámonos todos en un canto, alzad vuestras voces conmigo y luchemos por nuestras ideas, el futuro es nuestro dicen todos, los libros, las calles, las tabernas, los brazos unidos y en corro:

Gaudeamus igitur,
iuvenes dum sumus. (bis)
Post iucundam iuventutem,
post molestam senectutem,
nos habebit humus.

Traduc…

Alegrémonos pues,
mientras seamos jóvenes.
Tras la divertida juventud,
tras la incómoda vejez,
nos recibirá la tierra.