Las dos horas más desperdiciadas de mi vida:

Efectivamente, un Betis – Racing siempre es aburrido.