Hoy, tras haberme sentido hundido por un fallo que jamás debí haber cometido, vuelvo a sentirme bien conmigo mismo y con todo lo que me rodea (excpeto con esa pila de apuntes que aún está esperando a que me los estudie…). Por eso quería compartir con vosotros este dulce momento, trayéndoos ésta mítica canción que seguro que os gusta. Que la disfrutéis.