En la belleza no hay nada escrito, o algo así dicen ahora las corrientes de pensadores que van en la línea del progreso social, y es cierto, mal que le pese a los publicistas y a las campañas de algunas compañías, el tan codiciado canon de belleza creado desde principios del siglo XX para acá no deja de ser algo que aunque está ahí en la teoría, en la práctica pasa casi desapercibido, y digo casi voluntariamente ya que aún hay quien a la hora de buscar pareja busca a la mujer o el hombre perfecto en el ámbito físico, por supuesto, pese a haberse demostrado que no existe.

La mujer es atacada actualmente por miles de campañas orquestadas por compañías como Corporación Dermoestética o las marcas punteras de moda que basan su negocio en la permanencia de este pensamiento, de esta gran mentira que es la mujer 90-60-90 que sólo es real en un ínfimo número de casos. La publicidad lo desarrolla en sus anuncios, inundan portadas de telediarios y revistas, pero qué pasa si vamos más allá?? qué pasaría si mostrásemos la realidad que hay detrás de todo esto?? Sin duda, estamos en un situación casi de Matrix, la pastilla roja o la pastilla azul, queremos seguir con la pesadilla y la mentira de la perfección?? o vemos que la belleza radica precisamente en esa imperfección que nos hace bajar del cielo un pedacito de Dios??

La pastilla buena nos lleva al photoshop y a este video que gustosamente os pongo. Porque los maniquíes y las mujeres de papel couché no son más que eso… pastiche irreal.

Las apariencias engañan… o no??