“El cuerpo envejece, pero el deseo nunca muere”.

Geraldine Chaplin