He aquí la última estupidez de Tomas Guasch:

Roberto F. Ayala, al Villarreal. Será el primer ratón amarillo. La ciencia es imparable.

Si tras esto, este tío continúa considerándose gracioso, que Dios le conserve la integridad física (bastante fea, por cierto), porque lo que es el intelecto lo tiene un poco atrofiado…