Teniendo que estudiar un temario, además de politizado hasta la médula, repleto de imbéciles como el que os muestro a continuación, a uno le invade la inmensa lástima de ver que en el panorama literario español sólo hay payasos que juegan a destruir algo tan bonito como lo es la literatura, amén de inútiles que no saben ni de qué hablan.