Hay personas que no aprenden nunca… pero como dice el dicho, una imagen vale más que mil palabras (depende de las palabras, claro) os coloco una foto que me ha impresionado muchísimo hoy.

Supongo que os preguntaréis si es un montaje o qué habrá podido suceder para que se llegue a eso, ¿no? Imaginaos la escena que viví al verlo. Uno se levanta un miércoles, despeinado, con ojeras, en pijama, se acerca al PC y abre el google reader (fabadeo) y empieza a leer noticias y encuentra esto. Tremendo, ¿verdad? Aquí don Fernando ataca a los madrileños tachándolos de sucios, lo cual puede ser más o menos cierto si tenemos en cuenta que las grandes ciudades acumulan inevitablemente mucho desperdicio y controlar eso es materialmente imposible. Pero no queda ahí la cosa, al gran “literato” y uno de los más reputados intelectuales no se le ocurre otra cosa que insultar a los inmigrantes, diciendo que son aún peor que los madrileños, madrileños que para Fernando ya no existen, pues como él mismo dice, “ahora son negros, cobrizos y amarillos.”

Esta son las razones por las que en su programa y con la necesidad de disculparse ante los televidentes, en su mayoría madrileños (Telemadrid), ideó esta escenita con la que pedir perdón y atacar a aquellos que criticaron sus declaraciones… cuando menos deprimente y original.

No queda más que quitarse el sombrero ante Dragó por tener el valor de decir semejantes pamplinas estando como está el ambiente en cuanto a la inmigración… además comentar su acertada actuación, me alegro de que realmente haya encontrado su verdadera identidad, la que tan bien transmiten esta vez, y sin que sirva de precedente, sus palabras, esa identidad que no se encuentra en los libros ni en la marihuana que tanto él telepredicaba en su antiguo programa.

Fernando comentó una vez: “El hombre es un animal no social, sino cordial” Como vemos el se quedó sólo en lo de animal…