Mortal, no has sido tú quien decidió tu seguridad o tu fortuna. Nuncas te regocijes en exceso cuando te lleve a grandes victorias; nunca te conduelas cuando te lleve a triste adversidad. Recuerda, mortal, que si la fortuna perdura ya no es fortuna.

Boecio [480 – 524 d.C.]