Con la llegada del nuevo router, se abre una nueva era de renovación musical, puesto que la santa mula ya me funciona a toa leche y las novedades aterrizan en mis manos como los churros del Alfredo en el papelón. Así pues, este es un adelanto de lo que viene en El Arrozal. Los más avispados (y ellos saben que me refiero a ellos, y no a otros) sabrán de qué se trata. Quien no lo sepa, tendrá que esperar aún. Ahí os lo dejo. Ahora, a comeros el tarro (risa malévola).