Ayer me levanté tarde, después de una jornada de miércoles agotadora, en la que me recorrí de punta a cabo todas las cuestas, parques, arboledas y rinconces de Alcalá de Guadaíra, bajo un sol abrasador y con un trípode de 15 kilos a la espalda. Así que, como no tenía ganas de hacer nada más, me dispuse a disfrutar de una sesión fotográfica libre, en la que hice pruebas con la luz, el color y el enfoque.

**********

Primero me dediqué a retratar a los bichejos que se alojan en el leñero de mi casa, con el fin de probar las condiciones anteriormente mencionadas en un entorno oscuro, aprovechando además que tenía un doble objetivo móvil que enfocar. La mayoría de las fotos han salido desenfocadas, desencuadradas o faltas de luz. Las pocas medio decentes son estas:

**********

Luego proseguí con primeros planos de cosas de mi casa, intentando alternar con otros objetos del fondo:

**********

Mientras tanto, iba jugando con la luz…

… y realizando trucos comunes que todos conocemos:

**********

Ya llevaba un rato haciendo fotos, así que pase a planos más generales:

**********

Cuando ya me había cansado de toquetear el enfoque y todo eso, me puse a hacer fotos en sepia y blanco y negro, que quedan muy estéticas (aunque las haga un pésimo fotógrafo como yo):

(Por supuesto, click en las imágenes para ampliar)