Si ya no era bastante con todo lo que tengo encima, esto es el puntillazo definitivo que me faltaba para poner la guinda a una de las mejores semanas de mi vida:

Desde luego, si es verdad eso de que todos los tontos tienen suerte, yo debo ser superdotado.