Tacazo gordo en mano. Y cada viernes, otro de los verdes.