A veces el fruto del trabajo viene en forma de otras cosas aparte de habichuelas:

Por cierto, hace poco he rechazado una oferta de trabajo de 3.850 € mensuales, por no querer dejar la carrera. Lo mío es vocación y lo demás es cuento.