Jódete, mierdoso.

Y tú también, jilipollas.