Hace días, el señor Pablo Buentes alteró la quietud de este blog enviándome un meme, que responde a un proyecto de un par de estudiantes (creo que de Periodismo), creado como trabajo para un profesor que, si todo sale bien, ha prometido darles un punto. No comprendo qué clase de profesor da puntos por este tipo de tonterías (a no ser que se esté estudiando cómo se expande un rumor -cambiemos rumor por meme- en una colectividaZ, y esas cosas tan bonitas que aprendí con Ismael Roldán).

La cosa consiste en seguir con la estúpida retahíla creada a raíz del comentario de Su Holgazaneidad del Juan Carlos en la última Cumbre Iberoamericana, y mandar a callar a tres personas. Coincido con el Maister en que esto es una memerrechada, pero todo sea por una buena causa. Así pues, que se callen la boca de una puta vez:

  • Los nazis y los comunistas que se las van dando de valientes montando algaradas en las calles. Y como ellos, los inútiles que componen esas bandas de mamarrachos, tipo ñetas, latin kings, y demás morralla por el estilo. Ah, y no podemos olvidarnos de los putos canis de mierda.
  • Todos los ineptos que constituyen la mierda de clase política de este país.
  • Los paquetillos que se ponen a soltar tontería tras tontería -que no detallaré, por supuesto- en las tertulias políticas de radio y tontovisión. Y en especial Pere Navarro, por estúpido supremo.

Y eso, que procedo a joder mandárselo:

  • Al Poeta, que no pierde la paciencia esperando ese solo de flauta.
  • A la pobre Marta, que tiene el valor de soportarme habitualmente, pero que encima me echa de menos.
  • Al Dani de Barbate, para que sepa que en el mundo de los blogs también habemos folloneros tocapelotas que dan porculo habitualmente -ya sea mandando memes o por otro medio-, y para que tenga claro que yo soy un de ellos.

Pero bueno, no voy a ser mentiroso ni hipócrita. Aunque en verdad este tipo de cadenas me den exactamente igual, y aunque no escriba esto por querer actualizar -de hecho, si por mi fuera, el blog seguiría igual de parado-, sigo este meme, como he dicho, por una buena causa, pero también porque tenía ganas de cogerlo.

Y es que a mí me la pela que la gente se calle o no. De hecho, he puesto los que he puesto un poco al tuntún. Sin embargo, más que mandar a callar a alguien, lo que realmente me gustaría sería coger un par de implantes de plomo comprimido e injertárselos entre ceja y ceja a algún que otro hijo de puta.

Bang!

Y ten por seguro que ése ya no habla más.