La primera vez que escuché un tema del dúo italiano Gabin fue en 2002. Se trataba de su primer single, Doo oap, doo oap, doo oap, un tema en el que el Deep House adquiere una deliciosa estética jazzie, desde lo más profundo. Casi podríamos hablar de Nu Jazz.

Tras este tema, que no es poco, me dio por indagar un día, y cual fue mi sorpresa cuando cayó en mis manos su primer LP, titulado como la propia banda, y aparecido en 2002. Consta de 12 tracks, a través de los cuales se puede realizar un viajecito por la vertiente más exquisita del House.

El disco lo abre, con permiso del propio Doo oap, doo oap, doo oap, el mejor de la docena: La Maison. Una estupenda melodía de piano combinada con una base de aires muy latinos (como de bossa), un bajo suave pero intenso y otros instrumentos coordinados al milímetro. Todo ello da como resultado un tema a caballo entre el Ambient, el Deep y sonidos más a lo José Padilla incluso.

Pero no sólo temas ambientales hay en este LP. Ya os he dicho que toca varias ramas del sonido elegante. Y así es como podemos ver en la segunda pista, Une historie d’amour, que tiene una base más acelerada y en general es más bailonga. Del mismo estilo que Mille et une nuit des desires (que a mí no me gusta mucho, pero bueno).

También hay lugar para algún que otro tema más sexy -que diría el Buk, como Delire et passion (que no sé a los demás, pero a mí me recuerda al Underwater love de Smoke City), así como para el Lounge más melódico y envolvente, con Urban night, un temazo bueno.

Por supuesto, como buenos italianos que son, no iban a faltar coqueteos con la electrónica, ya sea de modo más seriote y chillerTerra pura-, o en un tono muy desenfadado –House trip-, pero siempre con un rollo muy spaghetti.

Sin embargo, y volviendo a donde empezamos, las pistas que verdaderamente destacan en el álbum son las de corte jazzie. Ahí tenemos el tema central, Gabin, un escarceo por el swing, pero sobre todo Sweet sadness, un trallazo con un bajo extraordinario que hace vibrar hasta el cristal de la chimenea -momento lol-, un ritmo cautivador y una melodia latin y calida.

Aunque no podemos olvidarnos del segundo single del dúo, Azul añil, cantado en español por Isabel Fructuoso, la vocalista malagueña de Afromedusa. Una base y unos arreglos deep elegantísimos para un tema que aporta el equilibrio necesario entre vertientes houseras dentro de un mismo CD. Perfecto y exquisito, simplemente.

Y así, terminamos como empezamos, con La Maison, pero en esta ocasión con el Di Battista’s Dream Rmx, que aporta un cálido saxo a la versión original.

Un disco que no deja indiferente, desde la primera escucha, y en el que todos los gustos tienen cabida, ya que, como os digo, toca muchas vertientes del House, fusionándolas con otros géneros, pero siempre primando la elegancia. Merece mucho la pena ser escuchado. Estoy seguro de que a ninguno, ni mucho menos, os defraudará.

GabinSweet sadness

********

ACTUALIZADO >>> Ya está listo el enlace para descargar el LP completo. Picad en la carátula, introducid el código que se os pide y esperad a que el servidor os dé permiso. Perdonad la tardanza, pero como Lentofire es una mierda, he tenido que subirlo a Megaupload, otra mierda mayor.