Parece que con esto de la crisis desaceleración estanflacionaria de crecimiento cero, la Universidad de Sevilla, al igual que otra muchas empresas -porque no olvidemos que la Universidad es una empresa del calibre de otras grandes multinacionales como la Junta de Andalucía-, se ha visto obligada a reducir gastos, y por ello han prescindido de sus servidores de última generación (de la última generación que vio vivo a Franco).

Pero la verdad es que la jugada les ha salido bien, porque han compatibilizado esta medida con una campaña para erradicar el paro en nuestra ciudad. Gracias a ella, han vuelto a contratar al muchacho que antiguamente le daba a los pedales del servidor de la US durante los procesos de automatrícula (al cual echaron hace un año con el cuento de la modernización y la matrícula escalonada). Pero como sigue trabajando en condiciones precarias, sin acondicionamiento dentro de la caja del servidor ni nada, pues el chaval no puede rendir más y tiene que descansar a intervalos regulares de cinco minutos.

De modo que este año, los que en su día sufrimos aquel suplicio -que ha dejado secuelas y traumas-, nos hemos vuelto a encontrar con uno de nuestros más añorados amigos: el servidor ocupado (en este caso, acolarsao/sobrecargao).

(clic pa verlo en grande y eso)

Tenía razón el señor B. La US no es una Univesidad de Simples: es una Universidad del siglo XIX.