– Aquí tienes una gloria.
– No sé qué quiere decir usted con una gloria– dijo Alicia.
– Por supuesto que no lo sabes… a menos que yo te lo diga. He querido decir ‘aquí tienes un argumento bien apabullante’.
– ¡Pero gloria no significa ‘argumento bien apabullante’!
– Cuando yo utilizo una palabra, esa palabra significa exactamente lo que yo decido que signifique, ni más ni menos.
– La cuestión es si uno puede hacer que las palabras signifiquen cosas tan diferentes.
– La cuestión es, simplemente, quién manda aquí.

Lewis Carrol, Alicia en el país de las maravillas