Tú, que estás leyendo esto, puede que seas un parroquiano habitual de este blog, y ya estés acostumbrado a este lugar y a lo que aquí hay. Pero si has llegado hasta aquí a través de un correo o un comentario en el Tuenti, entiendo que pueda ser la primera vez que visitas este blog. En ese caso, te diré que aquí suelo hablar de mi tema favorito (YO), pero hoy, amigo, hablaré de ti, que inviertes tu tiempo en leer estas líneas.

Estas navidades no he felicitado a nadie. Queda mejor decir que me olvidé o que estuve muy ocupado, aunque la verdad es que no lo hice porque soy un dejao. Pero como nunca es tarde si la dicha es buena, aprovecho el fin de año para resarcirme y acordarme de ti. Lo normal es mandar SMS, pero entre que Vorrachone me va a embargar el móvil y que me gusta hacer cosas diferentes, he preferido presentarte esta felicitación tan peculiar.

Con ella no sólo pretendo felicitarte y eso, sino también decirte que si estás leyendo esto es porque realmente te lo mereces. Porque a lo largo de este año he conocido a muchas personas, pero sólo algunas de ellas han hecho que cada día resultara mejor que el anterior, y que este 2008 que ya acaba haya valido la pena, aunque realmente hayan sido doce meses para olvidar.

Por eso, amigo mío, he preparado esto. Para darte muchas gracias por haber estado a mi lado durante todo este año. Para pedirte que durante muchos años más volvamos a estar juntos. Y para desearte todo lo mejor para este nuevo año que ya comienza.

No quiero despedirme de ti hasta el año que viene sin dejarte dos regalos. El primero es una canción llamada Alem do horizonte, de Nara Leao (versionando a Roberto Carlos). Y el segundo una fotito de La Valetta, en Malta. Espero que te gusten, y que te ayuden a tener alegría y felicidad en esta noche y en todos los días del resto de tu vida.

Un fuerte abrazo, y feliz 2009!!!