Miro y vuelvo a mirar a la foto de la Plaza Nueva publicada hace un par de días en este blog. Y, por más que me esfuerzo, no consigo entenderla sin música. Sin una canción, para ser más concreto. Sin el Round about midnight de Miles Davis. Una canción concebida para ese momento del que habla su título, para ese alrededor de la medianoche, tomando el fresco asomado en la ventana, o sentado en una tranquila plaza, como la Plaza Nueva, donde no hay nada más extraordinario y bullicioso que una lechuza que sobrevuela los tejados o una pareja que cruza entre los bancos y los árboles, hacia cualquier otro lugar.

Me cuesta que ese  solo de trompeta no acompañe a la foto. Como podría acompañar a cualquier otro momento en una noche de éstas, en los albores del verano, tranquilas y silenciosas, como de vagabundo. Pero creo que quizá será mejor hacer caso a los consejos que me han dado: dejarla como está y degustar cada cosa por separado. Al fin y al cabo, es verdad eso que dicen: “lo que no hay es que mezclá…”.

Por cierto, esta versión es la del trío argentino Gotan Project, y pueden descargarla aquí.