Yo soy la Luz del Mundo. Quien me siga no caminará en tinieblas, sino que tendrá luz y vida.

Jn 8, 12