Destapando algunas de las cositas cremosas que ha tenido a bien pasarme el señor Bukowski. En esta ocasión es el turno de Mucho Muchacho.