Los abolicionistas de almas (materialistas) son necesariamente los abolicionistas de infierno: están, a buen seguro, interesados.

Charles Baudelaire

Leído en Lo que ha llovido, de Enrique García-Máiquez. Felicidad para él en el día de su santo.