Hay que ver que algunos listos se otorguen licencia para afirmar que la literatura no tiene nada que ver con el periodismo. Valgan como prueba las montañas de letras que los periodistas dejaremos en herencia a nuestros hijos.