Les presento el Portal de Belén que ha montado mi padre en mi casa, con algunas mejoras respecto al del año pasado.

Un portal normal y corriente, como otro cualquiera, ¿verdad? Pues no lo crean, porque en este portal las figuritas tienen sus propias historias. Vean, si no, al pescador, porfiando con la lavandera porque, dice él, le asusta la pesca.

– ¿Qué pasa? Que no tenías otro sitio pa irte a lavar, ¿no?
– ¡Po yo estaba aquí antes que tú!

Y el hombre que pasa por lo alto del puente media en la discusión: “¡Deja a la pobre mujer, que lave donde quiera!”.

[El agua corre menos que los jugadores del Betis]

También está la castañera, pregonando a grandes voces sus castañas asadas en el infernillo de piedra: “¡Castañas, castañas pilongas!”.

Y el molinero que anda por allí cerca le dice: “A ver si me preparas unas poquitas, hija”.

También está la mujer que va a llevarle a su hijo pastor una cesta con comida. “Venga, vamos a llevarle la comida a tu padre”, le dice ella, pero el chiquillo replica “¡No, que yo quiero irme a jugar!”.

Y mientras tanto uno de los pastorcillos conversa con la Virgen en el establo. Hablan del Niño. “¡Hay que ver qué niño más grande!”, dice él. “¡Tres kilos ha pesado!”, contesta María.

Pero, más allá de las historias de los personajes, el peregrino que llegue a este portal puede hacer un alto en el camino y descansar bajo la sombra del olivo.

O bebiendo agua junto al pozo.

O quizá quiera ir al molino a por algo de harina.

O tal vez simplemente quiera dejar a un lado sus enseres de viaje y echar una siesta en una choza.

[Pueden ampliar cualquiera de las imágenes haciendo clic sobre ellas]

Esta entrada es el regalo de Navidad para mi padre, que cada Navidad monta el Portal con la ilusión de un niño, y cada año se afana más por mejorar todos los detalles (incluidos los diálogos y situaciones entre los personajes del Portal, también de su autoría) que a la vista quedan en las imágenes de más arriba.

Sí, ya sé que la entrada es una chorrada, pero tampoco sé de qué se sorprenden, conociendo este blog (y su autor).