“Rezad por los que os persiguen”
(Mt, 5:44)

Me persiguen los perros vocingleros,
la música voraz de las mendigas,
me persiguen las motos en la acera,
las sirenas, los peces, las canciones,
el ruido, las ciudades infernales,
las horas, los reproches, la saliva,
los niños, los borrachos con muleta
y solos y vencidos y con boina.
Yo me asusto, les pongo mala cara,
me enfado, me sublevo, me recorre
una cólera lenta y justiciera.

Pero vienes descalzo y sonriendo,
pero viene tu voz en esta furia.

Rocío Arana, en Mirar el fuego.

A continuación, con la puntualidad que me caracteriza, algunas fotos de la presentación del libro, cortesía de la colección Silo de Trigo.

Pueden leer la crónica de Juan Antonio González Romano aquí, y ver las fotos de Ramón Simón en este otro aquí.